UNA REFLEXIÓN IMPORTANTE PARA LA IGLESIA DE HOY